Coatlicue, la diosa de la falda de serpientes: raíces, tierra y agua

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

    Ofelia Márquez Huitzil

Resumen

La diosa Coatlicue, la de la falda de serpientes, en su escultura mexica, encontrada en 1790, junto a la Piedra del Sol, en la plaza del zócalo en la Ciudad de México, contiene dentro de su iconografía numerosas significaciones. En 1959, el historiador de Arte, Justino Fernández hace el recuento de esas significaciones, así como el análisis plástico de la misma, planteándose sus alcances estéticos, distintos a los de los valores de la estética europea, cuestionamientos que aún hoy, son vigentes.


En la base de la escultura, mirando hacia la tierra, y sólo pudiendo ser mirado por ésta, tenemos un bajorrelieve que representa a Tláloc, en la misma posición en que encontramos a Tlaltecuhtli el Señor de la tierra, orientando sus extremidades hacia los rumbos cósmicos, y portando en su vientre, un rectángulo con un quincunce, signo de Venus. Son estas cuestiones las que retomamos en esta presentación, así como los signos que integran la imagen ritual e impactante de Coatlicue, diosa de la tierra, cuyo nombre refiere su falda de serpientes, siendo toda ella, un paradigma vinculado con la mujer, las serpientes-raíces, la tierra, la muerte, la fecundidad, el sacrificio, y el agua.


Palabras clave: Coatlicue, Tláloc, raíces

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Cómo citar
MÁRQUEZ HUITZIL, Ofelia. Coatlicue, la diosa de la falda de serpientes: raíces, tierra y agua. Estudios Digital, [S.l.], nov. 2018. ISSN 2409-0468. Disponible en: <http://iihaa.usac.edu.gt/revistaestudios/index.php/ed/article/view/283>. Fecha de acceso: 19 apr. 2019